“LO LLAMAN DEMOCRACIA Y NO LO ES”

Efectivamente, el título del artículo fue uno de los lemas que más se repitieron durante el 15-M junto a otros clásicos como por ejemplo “no hay pan para tanto chorizo” o “que no, que no, que no nos representan” (léase este último con el ritmo musical con el que entonces se gritaba). No es el objetivo de este artículo el hacer un recopilatorio de los lemas del 15-M, por mucho que me guste el embutido o por lo pegadizas que puedan resultar determinadas estrofas, sino que más bien pretendo examinar de cerca la frase que encabeza este artículo. Una frase que resume bastante bien un aspecto de la democracia actual contra la cual se levantó el 15-M y que cualquier persona con un mínimo espíritu crítico, sin importar su afiliación ideológica, puede plantearse, si bien no necesariamente aceptar.

p1060538
Cartel reivindicativo durante las protestas del 15 de Mayo de 2013 en la Puerta del Sol.

Digamos que la democracia es la idea y el parlamentarismo es la forma que nosotros le damos a esa idea. De manera semejante al mago que, varita mágica en mano, hechiza a un autómata para que tenga vida propia y represente con total naturalidad la manera de comportarse de un ser humano. Digamos que el mago es la sociedad, la varita sus representantes y el autómata el parlamento. La democracia no sería otra cosa que la humanidad absoluta (sin querer por ello asemejar el sistema político con el cuerpo humano). Sigue leyendo

Anuncios