REALLY, IT’S NOT THAT GOOD

Resulta recurrente escuchar en los medios de comunicación a políticos (sean del signo ideológico que sean, pero sobre todo entre los nacionalistas y la derecha en general) poner como ejemplo de ideal democrático al Reino Unido y, más que a éste, a Inglaterra. Sin embargo, los hechos demuestran que esto no es nada más que lo que en retórica se llama un exemplum, un ejemplo que se usa para fortalecer un argumento. Lo cierto es que, como se mostrará a continuación, la realidad es bastante diferente.

Sigue leyendo

Anuncios

EL MIDWEST, TRUMP Y CLINTON

La información que se está ofreciendo en los medios de comunicación españoles acerca de las elecciones en Estados Unidos se limita a contar y publicar diariamente las tonterías que pronuncia Donald Trump. No está mal que esto se haga: la estrategia de Trump, un rico que habla como si representara a los pobres, lo que no deja de ser fascismo elemental, tiene que ser destapada. Tampoco es que Hillary Clinton sea la candidata ideal. Ha sido elegida gracias a los mecanismos antidemocráticos del Partido Demócrata (los superdelegates), es una centrista que le encanta pasear por Wall Street (y no precisamente por qué haya buenas vistas por ahí) y es una política del establishment, por no hablar de su nefasto trabajo como secretaria de estado. Como dijo Julian Assange, es como elegir entre el cólera y la gonorrea.

Sigue leyendo

DEMOCRACIA EN CUERPO Y ALMA

La democracia existe como idea y como realidad física. Idea y realidad física no son términos opuestos, puede que complementarios. Más bien, se preceden y suceden en el tiempo, y a veces coexisten. La democracia, al igual que ocurre con un hombre, posee un cuerpo y una alma. El primero se referiría a su realidad física, es decir, institucional. El día a día, el trajín propio de una organización, la solución de los problemas cotidianos y, aunque importantes, más normales. La segunda concentra en su interior los principios y creencias por los cuales la organización se rige. Así, se explica la comparación, meramente funcional, entre la democracia, que no la sociedad, y el hombre.

DOCU_GRUPO Spanish Prime Minister and ruling People's Party (Partido Popular) leader Rajoy gestures during the closing ceremony of an intermunicipal meeting in Almeria Sigue leyendo

EL BREXIT O EL TRIUNFO DE LA EXTREMA DERECHA

Lo que todo el mundo se esperaba es que la candidatura del remain consiguiera ganar. En Escocia y en Irlanada del Norte se cumplieron las previsiones. Inglaterra, sin embargo, no se dejó convencer. Los resultados, ciertamente, son de lo más chocantes. ¿Cómo es posible que el leave consiguiera imponerse si perdió en dos de las naciones que integran el Reino Unido y el remain se impuso en grandes ciudades como Londres, Liverpool, Leeds, Manchester, o Cardiff? Para explicar este fracaso -pues esto lo que supone para el Reino Unido y para la Europa continental- necesitamos conocer la sociedad inglesa, su distribución geográfica y los partidos políticos que actúan en este marco y su papel en el referéndum.

13563561_10213346369200715_1317829687_n
Nigel Farage, europarlamentario y líder del UKIP, exultante tras el Brexit.

La brecha generacional y la clase social son las variables clave para explicar los resultados. Sigue leyendo

“LO LLAMAN DEMOCRACIA Y NO LO ES”

Efectivamente, el título del artículo fue uno de los lemas que más se repitieron durante el 15-M junto a otros clásicos como por ejemplo “no hay pan para tanto chorizo” o “que no, que no, que no nos representan” (léase este último con el ritmo musical con el que entonces se gritaba). No es el objetivo de este artículo el hacer un recopilatorio de los lemas del 15-M, por mucho que me guste el embutido o por lo pegadizas que puedan resultar determinadas estrofas, sino que más bien pretendo examinar de cerca la frase que encabeza este artículo. Una frase que resume bastante bien un aspecto de la democracia actual contra la cual se levantó el 15-M y que cualquier persona con un mínimo espíritu crítico, sin importar su afiliación ideológica, puede plantearse, si bien no necesariamente aceptar.

p1060538
Cartel reivindicativo durante las protestas del 15 de Mayo de 2013 en la Puerta del Sol.

Digamos que la democracia es la idea y el parlamentarismo es la forma que nosotros le damos a esa idea. De manera semejante al mago que, varita mágica en mano, hechiza a un autómata para que tenga vida propia y represente con total naturalidad la manera de comportarse de un ser humano. Digamos que el mago es la sociedad, la varita sus representantes y el autómata el parlamento. La democracia no sería otra cosa que la humanidad absoluta (sin querer por ello asemejar el sistema político con el cuerpo humano). Sigue leyendo