¿Se puede votar con 16 años?

En los últimos días se ha avivado el debate sobre bajar la edad legal de voto a los 16 años, propuesta iniciada por Unidos Podemos en el Congreso de los diputados, y es un debate tan extenso que parece difícil abordar desde una sola perspectiva.

se-debe-rebajar-la-edad-de-voto-a-los-16-anos-un-debate-necesario

Podemos fijarnos primero en el debate ideológico, la postura de los pro-ampliación defendida por Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados se basa en la defensa de los deberes y derechos de las personas de más de 16 años puesto que esa edad marca el final de la escolarización obligatoria y surge la opción de elegir si seguir en la educación superior o sumergirse en el difícil mercado laboral. Si profundizamos en la vida real y nos olvidamos por un momento de los marcos teóricos, sociológicos y psicológicos, podemos darnos cuenta que aunque la edad legal para consumir alcohol y tabaco en España es de 18 años, las estadísticas nos hablan de otra realidad, por ejemplo el 74% de los jóvenes entre los 14 y los 18 años declaran haber tomado alcohol en el último mes y el 40% en forma de “atracón” en botellones organizados cada fin de semana. Además muchas discotecas movidas por el interés económico que suscita ampliar mercado, ya han reducido la edad legal para acceder a sus servicios hasta los 16 años, y aunque tienen totalmente prohibida la venta de alcohol a menores de edad, son muchas las que infringen esta normativa ¿Tiene sentido pues la edad legal de 18 años si muchas de sus restricciones son ignoradas tanto por el menor como muchas veces por la propia sociedad?

Otros temas candentes en los últimos años alrededor de la edad legal han sido: el debate de la edad para abortar sin consentimiento paterno, que también fueron aceptados socialmente los 16 como la edad límite. Como la reforma del código penal para incluir en un grupo especial a los delitos cometidos por menores de 15 a 18 años, éste debate todavía abierto después de varios casos de alta complejidad como el de Marta del Castillo.

Los razonamientos del otro bando, en el aspecto ideológico pasa por la falta de desarrollo mental del menor de 18 años para ejercer una elección tan importante para la sociedad, y que éste individuo es fácilmente influenciable y manipulable. Estos mismos razonamientos se daban hace ya casi 50 años cuando se debatía la edad legal entre los 21 y los 18. O en los años 60 mundialmente, como una de las razones por la no inclusión del voto femenino, ya que las mujeres eran fácilmente influenciables por sus maridos o núcleos familiares. Bajo mi entender un punto paternalista que trata de reducir las interferencias entre el mensaje y el electorado. Cierto es que a los 16 difícilmente una persona puede tener capacidades plenas tanto cognitivas como culturales e ideológicas para establecer su voto de una forma enteramente racional y sin influencias, pero también es cierto que la gran mayoría de personas mayores de edad tampoco cumplen éstos requisitos. Ancianos que son influenciados por sus hijos, personas que no tienen ningún interés por programas electorales o que desconocen incluso a los candidatos. La cultura política en este contexto es muy corta y no creo que deba ser un requisito que posibilite o no el voto.

Experiencias nacionales

Una de las experiencias nacionales más próximas en las que nos podemos basar, es en la consulta del 9N de Artur Mas, se estableció la edad mínima en 16 años, y podemos sobreentender dos causas de la elección de los 16. La primera, que los jóvenes son estadísticamente en Cataluña más independentistas que la gente de generaciones consiguientes, y por lo tanto el resultado del sí llegaría a un mayor porcentaje. Ésta visión interesada de la cuestión quedó rápidamente diluida por la segunda razón, y mucho más contundente, que expresó el ejecutivo de la consulta. Al existir datos contrastables de la última elección de independencia del Quebec, pudo verse claramente como los jóvenes eran mucho más partidarios de la independencia que la 3ª edad al igual que en Cataluña, y no podían permitir que el voto de la 3ª edad mucho más temeroso pudiera hipotecar el anhelo de la juventud a conseguir un objetivo que marcaría su vida.
Este argumento pero no suscita un interés tan férreo en mi artículo, puesto que las elecciones generales o autonómicas no se basan en una decisión dicotómica que establece un statu quo irremplazable a corto plazo, sino más bien una elección temporal, con un ámbito más encarado a la gestión económica e ideológica, que puede ser modificada a los cuatro años, sino que se lo digan a las leyes de educación.

¿Qué está sucediendo en el mundo?

Más allá de las experiencias nacionales podemos observar algunas experiencias internacionales, en Europa son tres los países en los que la edad legal se sitúa por debajo de los 18 años. Los primeros Austria y Chipre donde se permite el voto a las personas de 16 años o más, y en segundo lugar Eslovenia que permite votar a los mayores de 16 que tengan una actividad laboral remunerada. Reino Unido inició el debate en 2003 con Blair, y aún están inmersos en este debate y más ahora después de observar detalladamente los resultados del Bréxit. En otros lugares del mundo como Brasil, Ecuador, Nicaragua ya se permite el voto a mayores de 16. Mientras que en Chile, Bolivia y Argentina ya se ha empezado a introducir el tema a debate. Sin duda un efecto dominó a nivel mundial que puede marcar lentamente el cambio y dentro de unas décadas quizás los adolescentes de 15 años estudiarán en la asignatura de historia, si aún se conservan las asignaturas, que el voto a los 16 evolucionó des de América Latina hacia Europa en la década de 2010-2020 y posteriores.

¿Entonces, 16 o 18?

Bajo mi punto de vista, el voto a los 16 tiene muchos números de establecerse en las próximas dos legislaturas en España, la sociedad evoluciona y con ella también evoluciona la democracia, y sin duda los 18 han marcado un tiempo excepcional como límite legal, pero los sucesos que van aconteciendo año a año nos lleva en el camino de la renovación, de la inclusión de los adolescentes de 16 años en el sufragio para que ellos mismos puedan determinar su modelo de formación profesional, su modelo de ocio, su modelo de contrato laboral, entre tantas otras cosas que están enteramente influenciadas por las políticas partidistas y en que ellos se ven afectados directamente sin poder incluso castigar o defender esas opciones en una agenda de decisión social abierta. También es cierto que los 16 se convierten en los 20 años en una sola legislatura y por tanto la lógica paternalista sólo actúa en unas solas elecciones. Además el voto joven siempre se sitúa a unos niveles de participación bajos entre el 35% y el 50%, ese es un factor clave para poder determinar, que el voto joven se da mayormente en personas más informadas e interesadas por la política, por eso es tan baja la participación, porque son pocos en éste caso los que conocen o se interesan por el período electoral, por lo tanto los menores de 18 que voten lo harán desde un conocimiento similar al individuo que vota con 18 años.

¿Qué va a pasar en España?

Las resistencias que puedan darse a nivel parlamentario, creo que no tendrán suficiente fuerza, por el interés de los partidos en captar votantes. En la actual disposición parlamentaria el voto joven favorece a 3 de los principales partidos, PSOE, C’s y Podemos. C’s por su ubicación territorial, el voto joven favorece más a los partidos urbanos, y PSOE y Podemos por su ubicación ideológica, el voto joven suele favorecer a las corrientes de izquierdas y rupturistas. PP como partido de derechas y rural, será uno de los grandes detractores, solo hace falta ver el volumen de asociados de Nuevas Generaciones frente al de Juventudes Socialistas para darnos cuenta de ésta realidad.

Por lo tanto si impera la lógica de interés que ha ido gobernando las decisiones de los partidos en los últimos años, el voto a los 16 acabará siendo un hecho pronto.

AUTOR:

Josean Sobrino Moreno. Lleida, 1989. Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración por la UPF, Estudios de Economía en UB, Máster en Resolución de Conflictos y cursando el Máster de Comunicación Política y Social en la Universidad de Blanquerna. Me interesan las políticas sociales y educativas. Asociado del PDECAT y de la JNC. Socio de la ANC, de Amnistía Internacional y colaborando con Acción contra el Hambre. Me declaro socio-liberal aunque muchos no lo puedan entender.

Anuncios

One thought on “¿Se puede votar con 16 años?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s