DESGRANANDO “LA PURGA”: COMO ESTA SALVÓ A SUS ÉLITES.

Hollywood, esa gran industria cinematográfica -e ideológica-, a veces nos brinda alguna que otra joya digna de recordar y analizar. Obras cinematográficas que, aunque a priori nos pueden parecer un conjunto de tópicos desarrollados por personajes planos y sin la más mínima pretensión de hacer reflexionar al espectador, podemos observar como tras esa máscara de banalidad se halla una gran carga de contenido político y filosófico.

El caso en el cual se centra este artículo es en la conocida saga La Purga. El argumento de dicho conjunto de películas se basa en la idea de la permisión anual, por parte de los poderes públicos, de la comisión de cualquier asesinato, robo o tipo de acto violento entre las 19:00 del 21 de Marzo hasta las 7:00 del día siguiente. Doce horas durante las cuales reina el individuo en todo su esplendor a través de su egoísmo y violencia irracional. El hombre se convierte en su propio verdugo debido a que con la desaparición del mismo Estado se elimina todo elemento del cual nos hemos dotado -con el fin de garantizar la convivencia mediante una paz perpetua- para protegernos de nuestros impulsos y actos más agresivos.

purge2
Fotograma de “The Purge 3”.

Llegados a este punto podemos preguntarnos el porqué del establecimiento de esta práctica anual. Es decir, que tipo de beneficio aporta a la sociedad algo que a primera vista parece altamente destructivo y nocivo para sí misma.

La respuesta a esta cuestión encontramos que aparece de manera implícita (mediante un mensaje propagandístico) y de forma reiterada a lo largo de toda la saga. Más concretamente, podemos observar cómo, justo antes de cada purga anual, los Nuevos Padres Fundadores -los principales ideólogos de la idea de la Purga- bombardean constantemente a la población con la siguiente dogma: “La purga salvó a Estados Unidos”. Lo que este mensaje pretende promover es la idea de que los individuos somos un conjunto de pulsiones internas y que un sistema político organizado en forma de democracia liberal -asegurada a través de un contrato social, es decir, de una institución superior a todas como es una Constitución- nos imposibilita vencerlas y superarlas.

Al contrario que Nietzsche, el cual creía que la religión ejercía como tapadera moral a estas presiones internas, en esta saga cinematográfica es el pacto social expresado en forma de democracia liberal el que actúa como aquel elemento que imposibilita dominar y controlar esas pasiones y tensiones personales. Es la purga, por tanto, ese evento que posibilita la superación de cualquier tipo de conflicto interno, canalizando este en forma de violencia física hacia otros individuos y disipando, así, cualquier conflicto social interno al Estado.

Ahora bien, vistos los efectos de la purga y sus “beneficios” sociales, podemos plantearnos la siguiente cuestión: ¿se debe a algún elemento social, filosófico o político que del conjunto de Estados que se articulan mediante democracias parlamentarias este evento se localice únicamente en Estados Unidos?

Para responder a esta cuestión debemos ahondar en ésta a través de un enfoque radicado en la escuela marxista. Bajo esta óptica, las relaciones que se establecen entre las distintas fuerzas productivas con el objetivo de elaborar bienes y servicios condicionan la superestructura. Expresado en otras palabras, el cómo se relacionan entre sí las mismas fuerzas productivas determina el marco cognitivo, legal e ideológico en el cual las distintas clases sociales se desarrollan y conviven.

Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, las clases trabajadores de la saga cinematográfica a análisis conviven dentro de un marco de pensamiento que les adverso. En primer lugar, mencionamos que les es adverso debido a que es bajo esta superestructura donde padecen un alienamiento que les lleva a operar como fuerzas del sistema más que como opositoras a él mismo. Y, en segundo lugar, porque bajo la alienación anteriormente mencionada éstos devienen elementos represores de sí mismos.

Dentro de una superestructura dominada por una ideología con un matiz tan fuertemente anticlase como es el caso de los Estados Unidos, resulta rotundamente imposible que la purga anual tenga como desenlace un acto violento que desemboque en el derrocamiento de las élites por parte de los colectivos más humildes de la sociedad. El sistema impide por sí mismo, a través de su retórica y relato expresados en forma de superestructura, una articulación de esta violencia mediante un sistema de lucha de clases. De este modo, y a causa de la retórica sumamente individualista que domina la superestructura estadounidense, el conjunto de pulsiones y tensiones a los que estamos sometidos los seres humanos se destapan únicamente en forma de actos de violencia entre individuos de la misma clase social -principalmente entre la misma clase trabajadora- y no de una clase a otra.

Por tanto, y para finalizar, el sistema de la purga se convierte -por el propio marco cognitivo, legal e ideológico que la engloba-, al permitir a las clases trabajadoras superar todas sus tensiones otorgándoles otros individuos de su misma clase como enemigos, en el método que permite librar a las élites de cualquier intento por parte de las clases trabajadoras de intentar cambiar el status quo. Así, y dándole un giro a la frase estrella de esta saga, la purga no salvó a Estados Unidos: salvó a sus élites.

AUTOR:

Jordi García Muñoz. 1993. Graduado en Ciencias Políticas por la Universitat Pompeu Fabra. Co-director y miembro fundador del programa radiofónico Mayoría Silenciosa. Estudiante del máster de Historia del Mundo impartido por la UPF. enormemente interesado en todo lo relacionado con la Historia, el pensamiento político y poder de lo simbólico. @garciamunoz93

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s