¿SEMANA DEL LIBRO EN CATALÁN O SEMANA DEL “BUEN CATALÁN”?

image009.jpg
Tuit promocional de la “Setmana del Llibre en Català”.

La última semana de vacaciones de verano es espesa. En Barcelona lo es no sólo en cuanto a los gastos, alegrías o nervios que pueda suponer para cada familia comenzar un nuevo curso. Los últimos años también toca esperar a que pase el show de la Diada y sus eventos periféricos para que el mundo pueda seguir girando. Para algunos la tensión se relaja si el 12 de septiembre los niños no tienen como primeros deberes del curso contar cómo pasaron la Diada. Entonces se puede decir que comienzan el curso ilesos avanzan hacia la siguiente casilla.

La Semana del libro en catalán es uno de los eventos periféricos a los que me refiero. En la plaza de la Catedral se colocan puestos de editoriales, autores y librerías. Se organiza alguna actividad para niños y charlas o conferencias para adultos; más o menos como en Sant Jordi, a diferencia de que esto dura una semana entera, se exponen solamente títulos en catalán y el espacio que ocupa es mucho más limitado.

El supuesto propósito de la feria es fomentar la lectura en catalán, que hoy por hoy sigue siendo minoritaria, cosa nada extraña considerando que 55% de la población es castellanohablante. Promover la lectura de textos en una lengua no me parece mal, por supuesto. Siempre que se pueda, si uno lee a Pla, a Calders o a Rodoreda, mejor hacerlo en catalán. De igual modo que si se lee a Octavio Paz, a García Márquez o a Elena Poniatowska, mejor hacerlo en español.

No tengo muy claro si la feria se puede calificar de éxito de ventas o asistencia. Evidentemente la facturación de 345.000 euros comparados con los 20,96 millones facturados durante una sola jornada en Sant Jordi de 2016 no es lo que yo describiría como un gran éxito comercial. Ni siquiera sé si el gasto que supone esta semana se compensa con dichas ventas pero aparentemente la Semana del Libro en catalán tiene varios objetivos a cumplir. Estos de momento no se han cuantificado en euros pero se van consiguiendo a buen paso.

Sant Jordi ya cumple con la función de promover la lectura tanto en catalán como en castellano y además es aparentemente más rentable. Este año se vendieron 54,32 % de libros en catalán y 45,38% en castellano. Durante el año sólo 25% de los libros vendidos en Cataluña son en catalán, sin contar los libros de texto.

Los libros de texto son una mina de oro para el nacionalismo y las editoriales que hacen negocio a cuenta del adoctrinamiento lento pero seguro de nuestros jóvenes. Pero como no hay bastante necesitamos una semana entera para acompañar la Diada de títulos, eventos “lúdicos”, charlas y artículos ad hoc ad hoc que nos ayuden a ir por el ben camino.

La publicidad de la Semana del libro en catalán nos invita a vivir y leer en catalán. Ha leído usted bien. Los ciudadanos de Cataluña nos hemos convertido en un rebaño que necesita que le digan en qué idioma tienen que vivir. Pero no piense usted que hay aquí alguna clase de paternalismo ni que nos toman por idiotas, todo es por nuestro bien.

Una tarde de paseo familiar por el centro y después de la horchata reglamentaria nos encontramos de frente con la feria en cuestión y entramos a echar una mirada. Mirar de cerca los puestos era fácil porque no estaban muy concurridos. Acompañada de mi personal público infantil me acerqué a algunos puestos de libros para niños. El panorama a ratos podía resultar desolador pero las dosis de realidad en buena compañía suelen ser verdaderas vacunas contra el lavado de cerebro.

image010.jpg
Libros infantiles cuya vocación es instruir una orientación ideológica.

La feria es un oasis para “el bon catalanet”. Hay de todo; lo mismo te explican como en 1714 las tropas españolas mataron a todo catalán viviente que te señalan cómo Valencia y Baleares forman parte de los Países catalanes y todo por una módica suma. Qué menos que pagar para que le guíen a uno sus criaturas.

image011
Mapa ilustrativo de los “Países catalanes” exhibido en “La Setmana”.

Mi hijo menor y yo coincidimos en que el mejor puesto fue el del muñequito y cómics del héroe Supercatalà. Nos acercamos y nos atendió la dibujante de los cómics y creadora de un muñequito cabezón y blando que hace de pelota antiestrés y que es protagonista de las historias que escribe. No sé muy bien si son para niños. Creo que no deberían.

image012
Viñeta del “Supercatalà”.

Este supuesto superhéroe que mi hijo definió como copia del antihéroe Deadpool va deshaciendo los entuertos de la clase política corrupta y se inspira en los superhéroes ya existentes, como lo admite la misma autora que explica que Supercatalà vive en una catcueva y que tiene pinta de malote como Deadpool, entre otras características y capacidades sacadas de los diferentes superhéroes de los que es bastante conocedora. La tónica de las viñetas que he conseguido leer va desde de activismo indignado hasta el antiPP y soberanista. Franco que no falte.Y que quede claro que este personaje “no adopta ningún color político”. Menos mal…

image013
“Supercatalà” en apología del separatismo.

He de decir que la autora fue muy amable conmigo y quiso explicarme qué era el superhéroe y de qué trataban sus cómics. Consiguió picarme la curiosidad y he pasado unos cuantos ratos leyendo sus historias e incluso escuchando una entrevista que le hicieron.

Aunque no tengo ánimo de hacerle ninguna publicidad escribo sobre ella porque le debo una. Mientras hablábamos de pronto se percató de que el niño que estaba a mi lado iba vestido con una equipación de la selección española. Lo miró indisimuladamente, paró la explicación un momento con una expresión de verdadera extrañeza y me preguntó:

-“¿Qué sois de por aquí?”

-Hombre, ¡por supuesto!, le dije, somos de aquí.

La mujer intentó arreglarlo (esta vez en catalán) contando que como es un héroe catalán muchos se lo llevan de recuerdo. Se aprecia el esfuerzo pero no hacía falta. Sin saberlo había ayudado a vacunar a uno que es tan “de casa” como el que más y que se sigue riendo cada vez que se acuerda de su cara demudada y de todos los nacionalistas que creen que tienen pedigrí.

AUTORA

Mazelmind. Licenciada en psicología por la UNAM y la UB. Ciudadana mexicana y española. De cuando los niños no venían pegados a las pantallas. Madre, judía secular y no nacionalista. También la encontrarán en su blog, Ideas sueltas de una afortunada.  @mazelmind

Anuncios

One thought on “¿SEMANA DEL LIBRO EN CATALÁN O SEMANA DEL “BUEN CATALÁN”?

  1. Este artículo es cojonudo, mas cojonudo que los espárragos de Navarra, comparable a atizarse al anochecer un pulpo a feira con ribeiro entre amigos, después de una tarde de folleteo…. o a un buen toque por soleá

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s