GERONTOFOBIA PODEMITA

Tras las elecciones del 26-J muchos simpatizantes de Podemos culpan a nuestros mayores del resultado cosechado en las urnas, llenando las redes sociales con sorprendentes invectivas contra los ancianos. Algunos de los mensajes provocan náusea: que si habría que privarles de derechos civiles y políticos, como el derecho al voto, o que para ganar las elecciones habrá que esperar a que fallezca la bolsa mayoritaria de los votantes del PP reclutada entre los jubilados.

voto
Un ciudadano deposita su voto en la urna durante las pasadas elecciones del 26J.

Estos mensajes podrían entrar de lleno en la categoría de odio sectario dirigido contra un segmento determinado de la población: el de los ancianos. Podrían haber elegido, como en otras épocas o bajo determinados regímenes de inspiración totalitaria, a los judíos, los negros, los burgueses, los primeros cristianos o, qué sabe uno, los yazidíes bajo la hoja degolladora del sanguinario e implacable Estado Islámico… pero no, la boleta de la rifa le ha tocado a los viejecitos.

No sabe uno si esos simpatizantes indignados y gerontófobos de Podemos, llevados de su revanchismo, acabarán por pedir la eutanasia selectiva, quizá una inyección letal a domicilio: abuelo, no se preocupe, un pinchacito de nada, verá qué bien le sienta. ¿Será ésa la gran baza podemita para solventar el acuciante problema de la dotación presupuestaria del fondo de pensiones?… En todo caso su catadura moral ha quedado fielmente retratada. Pero han de saber que por el devenir, por el mero transcurso del tiempo, y por la configuración de nuestra pirámide poblacional, España es un país envejecido y que a unos ancianos, a no mucho tardar, seguirán otros más que ahora no lo son. También ellos, si es que ese odio desatado no les envenena y envilece el alma, y les provoca antes un fallo multiorgánico, vivirán muchos años y habrán de caminar ayudados de un bastón.

AUTOR:

Javier Toledano Ventosa. 1966. Misantropólogo de formación, por cursar estudios superiores de antropología, y por misántropo, esto es, por su falta de empatía con el género humano, especialmente con los antropólogos. Su ideario es el anti-nacionalismo esencialista o identitario. No diga jacobino, diga Toledano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s