EL PROYECTO INTERNACIONAL DE BOSNIA Y HERZEGOVINA

Un Estado cuya Constitución nacional es un tratado internacional.

El enclave en el que está situada la República no es mucho mayor de 50.000 kilómetros cuadrados y alberga a una población de entre 3,8 y 4,1 millones de personas. Históricamente la región nunca fue un estado independiente. Hay que remontarse a la Alta Edad Media para encontrar algún vestigio -aún sin constatar- de independencia bosnia que, en todo caso, correspondería al territorio de Herzegovina de población mayoritariamente croata. Los territorios de la actual ByH han formado parte del Imperio Bizantino, del Reino de Croacia, del Reino de Serbia, del Imperio Otomano, del Reino de Yugoslavia y, finalmente, de la última Yugoslavia socialista de Tito y Milosević; de la cual se escindieron tras los Acuerdos de Paz de Dayton en 1995. Estos acuerdos y los de Washington, un año antes, echaron el broche final a un conflicto que se remitía a 1992 y había dejado cerca de 200.000 fallecidos y más de un millón de desplazados y refugiados.

8f0
Soldados españoles destinados como Cascos Azules en Mostar. | Mde.es

El actual Estado comenzó a gestarse, sin embargo, con los Acuerdos de Washington, firmados por herzegovinos (croatas) y bosníacos. En este primer compromiso, rubricado el año 1994, los serbo-bosnios no estuvieron dispuestos a negociar ningún tratado de paz y hubo que esperar al año siguiente para poner fin a la contienda. De este primer pacto político entre las etnias croata y bosnia, nació la Federación de Bosnia y Herzegovina, inspirada en el modelo consensual suizo. Se trataba de evitar, como dijo Arthur Lewis, la violación del significado primordial de democracia. Es decir, impedir que los grupos perdedores en la pugna por la toma de decisiones quedasen excluidos del poder. La Federación, con capital en Sarajevo, controla el 51% del actual estado, aunque estas divisiones no proceden de una decisión meditada sino que representan la posición de los distintos beligerantes al llegar la paz. Está compuesta por 10 cantones y 84 municipios. Así, la Federación de Bosnia y Herzegovina es una entidad política, altamente descentralizada y compleja, que intenta plasmar el modelo suizo. Cada cantón tiene su propia asamblea legislativa y su propio órgano de gobierno colegiado. A nivel federal existe una Asamblea bicameral donde las dos cámaras tienen atribuciones similares, del parlamento emanan los poderes del gobierno. El gabinete está formado por un Presidente y dos vicepresidentes, un croata, un bosníaco y un serbio, los cuales se alternan en sus funciones durante toda la legislatura para equilibrar el peso de las tres etnias de la federación, donde los croatas, y sobre todo los serbios, son minoría, además de 16 ministros escogidos por un sistema de cuota étnica (8 bosnios, 5 croatas y 3 serbios). Una vez concluidas las negociaciones de Dayton se decidió integrar la República de Srpska junto con la Federación en el Estado de Bosnia-Herzegovina. Esta república unicameral, de aplastante mayoría serbia, no es federal y cuenta con 54 municipios con muy poca autonomía. Pese a ello, la Constitución exige la presencia de las mismas cuotas en el gobierno, aunque primando, en este caso, la etnia serbia (8 serbios, 5 bosnios y 3 croatas).

En el primer nivel de la Administración, el Estado constituido por ambas repúblicas, no existe una Asamblea sino un Consejo de Gobierno formado por 5 ministros, de los cuales uno es el Primer Ministro y dos son viceprimerministros (uno para cada nacionalidad), existe también un “Directorio” a tres bandas que materializa la Jefatura del Estado; la Presidencia rota cada 8 meses en un mandato de 4 años.

bosnia_h
Mapa político del Estado de Bosnia y Herzegovina.

La razón de la Historia ha impuesto una figura más en la política bosníaca, el Alto Representante (AR). Este cargo político no depende de las gentes de Bosnia y Herzegovina sino que se sitúa por encima de ellas, emanando su autoridad de la Sociedad Internacional. Goza de atributos especiales que le permiten imponer su voluntad aún sin contar con el apoyo de los ciudadanos de la región, por ejemplo -citando un caso real- creando ministerios de Justicia, Seguridad y Defensa a nivel estatal. Su principal tarea es la de supervisar la aplicación de los tratados internacionales y garantizar la estabilidad del estado bosnio para que pueda entrar, cuanto antes, en la OTAN y la Unión Europea. Posee la potestad de reformar la jurisprudencia, la administración y las instituciones mediante la imposición legislativa. Puede destituir a políticos electos y funcionarios, sea cual sea su posición dentro de la administración, si lo estima conveniente para la consecución de sus objetivos. Cuenta para hacer prevalecer su voluntad con las fuerzas armadas internacionales, Cascos Azules y los ejércitos de miembros de la OTAN.

AUTOR:

Daniel Elicegui Serrate. 1993. Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración por la UPF. Estudiante de Derecho en la misma universidad. Galardón a Mejor Orador de la Liga de Debate de la UPF 2015. Coordinador del Consejo Editorial de Central de Opinión. Presidente de la asociación universitaria Foro Libre de Estudiantes y Profesores. Demócrata clásico. Interesado en comunicación, partidos políticos, democracia interna e ideología. @DanielElicegui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s