CAMISETAS AMARILLAS Y VOTOS: LA PROPAGANDA ESTRELLA DE LAS MOVILIZACIONES ESCOLARES

Se ha acabado un curso escolar, otro más. Con esto ha llegado, como cada año la noche de San Juan y este en particular, las elecciones del 26 de junio y los “petardos” y fuegos artificiales de la campaña previa. La escuela catalana no podía quedarse atrás en los días de campaña. Siempre es buen momento para que el gobierno de turno utilice a profesores y alumnos para arañar algún voto y esta vez, a cinco días de las elecciones había que aprovechar la situación. Si me lee algún adepto a la escuela catalana, cosa poco probable, espero que se lleve las manos a la cabeza.

samarretes grogues
Propaganda contra los recortes en Educación.

El último día lectivo se convocó a padres y alumnos a concentrarse en las puertas de los colegios públicos para hacer una protesta de esas democráticas festivas y familiares que suelen acompañarse de cacerolas y camisetas amarillas. La prórroga de los presupuestos “a causa” de la negativa de la CUP a aceptarlos y el eterno fantasma del Estado que nunca da suficiente, supuestamente habían dejado sin atender la diversidad, los casos complejos y las becas de comedor.

El diario La Vanguardia del 16 de junio de 2016 lo explica así: “Los directores de los centros públicos de educación primaria se movilizarán este jueves para protestar por la reducción del personal de refuerzo que sufrirán el curso que viene. El Departament de Ensenyament alega que la prórroga de los presupuestos de este año dificulta dedicar 211 millones de euros más en educación, como estaba previsto, sobre todo para apoyar la escuela inclusiva y de alta complejidad y mejorar las sustituciones de maestros”.

Después del anuncio, las AMPAS y padres de familias delegados de clase se movilizan y hacen una “espontánea” convocatoria para que los profesores y alumnos salgan a protestar el último día de clase, reivindiquen sus derechos y se ganen unas vacaciones rebosantes de paz mental y buena conciencia. Los chats de colegio echan humo pidiendo “ayuda urgente”, mucho ruido y la camiseta amarilla de siempre. Y así sucede. Por si al lector le interesa le cuento que servidora dio órdenes expresas a su hijo que cursa la primaria de no salir a protestar a la calle ese día bajo ningún concepto. Eso de salir con la camiseta que otro elige a apoyar una protesta que hacen muchos bienintencionados para ayudarle (a sabiendas o no) a un partido a hacer un paripé no me parece muy pedagógico. En fin.

Me pregunto si alguno de estos que bailaban con gigantes, tocaban tambores o chillaban se acordarían de que Artur Mas cuando llegó el gobierno por primera vez en 2010 tardó un día en cortar la sexta hora lectiva a los colegios públicos. Yo todavía no he visto a nadie cacerolear para quejarse de que los críos tengan dos horas y media ahorcadas al mediodía porque hay una hora menos de clase que en 2010 desde que tenemos el “gobierno de los mejores”.

Esa misma tarde del día de fin de curso los profesores se concentraron a puertas de la Generalidad para reclamar que a pesar de la prórroga de los presupuestos se mantuviese el gasto previsto para la integración educativa. Por supuesto esto fue “mano de santo”. En el Parlamento se debatió el asunto y los partidos, excepto Junts pel sí que estaba “muy liado” con la agenda pidieron que se sacase dinero de donde hiciera falta para atender la diversidad, cubrir bajas y mantener becas de comedor. Faltaría más.

A los pocos días Meritxell Ruiz, la consejera de educación de Cataluña (de Convergencia Democrática de Cataluña) anunció que no se suspenderían las dotaciones de profesores para atender la diversidad a pesar de la prórroga de los presupuestos . Anunció, como es natural, por TV3, que las dotaciones de personal continuarían como el curso anterior y que había conseguido parte del dinero necesario para cubrir las necesidades de la escuela pública inclusiva.

La jugada parecía redonda. ¿Quién podría quejarse ahora? Las AMPAS (yo las llamo Hampas) habían hecho unas movilizaciones festivas de esas que “fan escola” y habían mostrado que sirven para algo, los profes habían defendido sus derechos y los de los niños y los padres habían hecho tanto ruido con las cacerolas y las chuflainas que el Govern se había ablandado y había comenzado a buscar debajo de las piedras para conseguir dinero y con suerte unos cuantos votos.

Eso sí, el diario donde se publican las noticias oficiales de educación no está muy conforme con la campaña electoral porque Ciudadanos pasó un poco de largo el tema de la inmersión lingüística que es, sin duda, la base del sistema educativo inclusivo e igualitario que han impuesto “los mejores” aquí en Mordor. Parece que a pesar de esta y otras retorcidas maniobras propagandísticas los convergentes van a necesitar algo más que manipular profesores, familias y niños de primaria para su propaganda electoral porque esta vez, a la vista del conteo de votos, no les ha servido de mucho.

Afortunadamente empiezan las merecidas vacaciones escolares pero a la vuelta nuestros niños seguirán “inmersionados” porque evitarlo de verdad, como lo dicta la ley, no es buena publicidad para ningún gobierno constitucionalista.

AUTORA:

Mazelmind. Licenciada en psicología por la UNAM y la UB. Ciudadana mexicana y española. De cuando los niños no venían pegados a las pantallas. Madre, judía secular y no nacionalista. También la encontrarán en su blog, Ideas sueltas de una afortunada.  @mazelmind

Anuncios

One thought on “CAMISETAS AMARILLAS Y VOTOS: LA PROPAGANDA ESTRELLA DE LAS MOVILIZACIONES ESCOLARES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s